La figura de la bailarina oriental aparece históricamente desde que está documentada como un símbolo de feminidad, libertad y conocimiento. Para ser una artista destacada, cada bailarina tiene que proponerse desarrollar su propio estilo. Con este propósito he formalizado este método. 

A lo largo de 19 años de enseñanza he encontrado muy frecuentemente problemas y dudas  de las alumnas como :

¿Como armonizar brazos y pelvis en el baile?
¿Como ser más suave y potente a la vez?
¿Como guardar siempre la elegancia moviendo caderas y pelvis?

Y sobre todo :

¿Como ser creativo sin perder la esencia que hace que nuestro arte es único y fascinante?

Para resolverlos, he desarrollado unas herramientas especificas que han resultado ser muy eficientes con alumnas que ya no sabían como subir de nivel. Al hacerlo, me he dado cuenta que definir un marco dentro del cual la bailarina tenga toda la  libertad de expresar sus ideas personales sin desnaturar la danza era más necesario que nunca.

 

Por esta razón, mi propuesta ha sido enseñar la técnica de la danza oriental, no como la técnica de cualquier otro baile, pero tomando en cuenta sus conceptos propios. Estos conceptos abarcan una visión del cuerpo común a la mayoría de las disciplinas holísticas originarias de oriente (desde oriente medio hasta Japón) pero además integran una filosofía y estética específica del arte islámico, y más precisamente de el de la zona arabe-oriental que le da su color propio. Es la razón por la cual encontramos grandes similitudes entre nuestra danza y todos los otros artes de la misma área cultural.

Estos conceptos simples se podrían resumir de la manera siguiente :

Principio 1 – El movimiento nace en en nuestro centro anatómico (Tan tien chino, Hara japonés o segundo shakra del yoga) y regresa hacia él.

Principio 2 – La energía del movimiento se trasmite al resto del cuerpo según el eje cielo-tierra.

Principio 3 – El movimiento se desarrolla de manera siempre curva y fractal

Principio 4 – El regreso hacia el centro es muy importante : la bailarina tiende a accentuarlo o a ralentizarlo para enfatizar y dar todo su sabor al movimiento entrante.

Los conceptos que acabo de describir son muy sencillos pero se revelan muy potentes para quién los va practicando. Abarcan todos los pasos clásicos de nuestra danza y pueden servir de base para crear unos movimientos nuevos, cada vez más personales.

Para compartirlo con vosotros, estoy publicando una serie de vídeos que permitirán explicar y contextualizar estos conceptos con ejemplos muy concretos, dando un nuevo enfoque a los movimientos, desde los más simples hasta los más sofisticados, y con ejercicios que permitan practicar en casa. Suscribe a mi canal Youtube para no perderte ningún episodio! 

No dudéis en compartir y comentar, y sobre todo si tenéis alguna duda, será un placer para mi aclararla!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s